Suscribirme

Ruta de la evolución

Pocos estados de la República Mexicana ofrecen una amplia gama de posibilidades para conocer cómo Oaxaca, tierra en la que existen muchas oportunidades para maravillarse.

Con una apantallante combinación entre montañas, valles, sierras y playas, Oaxaca tiene una diversidad única que hará que te enamores de su geografía.

Si realmente deseas sacar el máximo provecho de tu estadía en Oaxaca, lo mejor que puedes hacer es consultar esta guía.

En ella podrás ver todo lo que te espera en La Ruta de la Evolución, un camino plagado de bellezas arquitectónicas.

Entre las maravillas que puedes ver en esta ruta están algunos de los exconventos mejor cuidados del país, así como una zona arqueológica imperdible.

Así que prepárate para conocer todo lo que puedes ver disfrutar en La Capilla de Zaachila, el exconvento de Cuilapam de Guerrero y la zona arqueológica de Monte Albán.

También podrás ver lo que te espera en el Centro Cultural de San Agustín Etla y en el exconvento de Santo domingo.

No dejes pasar más tiempo y sumérgete en la belleza arquitectónica y cultural que esta ruta de Oaxaca tiene para ti.

Primera parada: La Capilla de Zaachila

Para que no inicies esta odisea con el estómago vacío, lo mejor es que tu recorrido empiece directamente en el restaurante La Capilla de Zaachila.

Con una tradición gastronómica de más de 50 años, en este lugar se mezclan a la perfección los ingredientes de la comida prehispánica con platillos de la colonia.

Platillos típicos

Los platillos típicos que aquí se ofrecen son el resultado de la creación definida por los señores Ciro Vargas López y Yolanda Aragón Geminiano.

Ambos, se preocuparon por crear un menú que deje una huella imborrable en el paladar de sus comensales.

Al visitar este lugar no puedes dejar de probar la especialidad de la casa, que es el mole negro, llamado ginñanagas.

Sin embargo existen otras delicias en su menú que debes conocer, ya que cuentan con otros cinco moles cuya preparación artesanal les brinda un sabor único.

Otro punto a favor de este restaurante es que todos sus alimentos son preparados al momento con ingredientes 100% naturales.

Así que si deseas sorprender el paladar de la persona con la que visitas el estado, asegúrate de que la primera parada sea en este lugar.

Segunda parada: Exconvento de Cuilapam de Guerrero

Testigo inmóvil de la historia del estado, el exconvento de Cuilapam de Guerrero es cuna de una de las tradiciones más antiguas en el Oaxaca: la Danza de la Pluma.

Éste baile es el último número de la Guelaguetza tradicional y busca representar la conquista del Valle de Anáhuac a manos de Hernán Cortés.

Por su valor histórico y por la belleza de su estructura, este sitio fue restaurado desde los años 60.

Arquitectura del Exconvento de Cuilapam de Guerrero

La belleza en el diseño de este centro religioso queda de manifiesto en lo detallado de sus acabados, resultado de la labor de los artesanos indígenas que la construyeron.

La cantera tallada de la que se compone su estructura, realza la belleza de su fachada, de estilo plateresco, conocido así por su alto nivel de complejidad en sus detalles.

El lugar está integrado por una planta basilical de tres naves y sus arcos están labrados con motivos geométricos, lo que la hace un lugar único.

Lo más fascinante de esta construcción es que en uno de los muros se pueden apreciar inscripciones que se cree fueron elaboradas por los antiguos mixtecos.

Ya sea que te aprecies la grandeza de sus pasillos y columnas o que admires la capilla a cielo abierto, en este lugar tus sentidos se verán fascinados.

 

Tercera parada: Zona arqueológica de Monte Albán

Una parada obligatoria en el estado de Oaxaca y una de las ciudades más importantes de Mesoamérica, actualmente es una zona arqueológica imperdible.

Monte Albán es una maravilla que se despliega ante los ojos de quien la visita, con sus amplios espacios y sus complejas estructuras previas a la llegada de Colón.

Entre sus principales atractivos se encuentran la Plaza Central, que con su forma casi rectangular y sus dimensiones de 200 X 300 metros se presenta imponente.

Pero lo que en verdad asombra al visitante en este lugar es el Palacio, una estructura que se considera fue ocupada por la clase noble o sacerdotal.

Este lugar, que aún se encuentra en exploración, tiene aún muchas sorpresas que ofrecer a los visitantes.

Otro lugar que cuando es bañado por los rayos del sol provoca asombro en los visitantes es el Juego de Pelota Grande.

Sus dimensiones de aproximadamente 25 metros de largo son una maravilla arquitectónica, que fue construida en el año 100 A. C.

Entre los otros atractivos que posee y que se roban la atención de quien los visita están los observatorios astronómicos y la Plaza de los Danzantes.

Y es imposible visitar este lugar sin pasar por el Museo de Sitio, con una hermosa colección en la que se pueden apreciar figuras de cerámica, así como cráneos cubiertos con turquesa.

Cuarta parada: San Agustín Etla

A tan solo 40 minutos de la capital del estado se encuentra San Agustín Etla, un municipio que guarda varias sorpresas para el visitante.

Una de ellas son las muerteadas, grupos de jóvenes que salen a bailar para celebrar el Día de Muertos sin la solemnidad de otros lugares.

Por lo tanto, es común ver durante estas festividades a cientos de jóvenes con sus disfraces de diablos y de otros seres fantásticos, mientras desfilan por la comunidad bailando.

Esta ceremonia baña con un aire de misterio y fiesta a la comunidad, y siempre da inicio a las 10 de la noche del 1 de noviembre.

Quienes integran las comparsas que participan se esmeran para que sus disfraces causen asombro a quienes visitan la población.

Centro de las Artes de San Agustín Etla

Otro atractivo imperdible de San Agustín es el Centro de las Artes de San Agustín Etla, más conocido como el CASA.

En este recinto cultural es el primer centro de las artes ecológico de América Latina, y fue fundado por Francisco Toledo en el año de 2006.

Además del atractivo que generan las diferentes disciplinas artísticas que ahí se imparten, la arquitectura del lugar representa un auténtico placer a la vista.

La sede de este lugar es el edificio antiguo de la fábrica de hilados y tejidos Vista Hermosa, lo que le brinda una atmósfera surreal al recinto.

Por ello, la arquitectura del lugar se asemeja a la de una fábrica, pero de cuyas entrañas emerge el arte, en cada una de las manifestaciones culturales que ahí se producen.

Comer en San Agustín Etla

Probablemente a estas alturas del recorrido, tengas ganas de un platillo para recuperar energía.

Sin embargo, la gastronomía de San Agustín Etla tiene una serie de manjares que provocarán una sorpresa en los paladares más exigentes.

Entre los platillos principales se encuentran la barbacoa de chivo, el estofado, los chiles rellenos y los tamales de conejo.

Y luego de que pruebes estas delicias, no puedes irte del lugar sin antes saborear los dulces típicos.

Entre estos dulces puedes probar bebidas como el nicuatole, el dulce de calabaza en conserva, los molotes, las memelitas y los buñuelos, por nombrar a los más populares.

Última parada: Exconvento de Santo Domingo

La joya de la corona para que termines tu recorrido. Ubicado en el centro histórico de Oaxaca de Juárez, este recinto alberga muchas sorpresas para el visitante.

De entrada se trata de una construcción que data de 1608, por lo que los esfuerzos para conservar su belleza arquitectónica han sido muchos, pero han valido la pena.

La arquitectura del templo, de tendencia barroca novohispana está cargada con detalles que provocan asombro en quienes la observan.

Por ejemplo, la portada del templo es de tres cuerpos y remate, de la que sobresalen Santo Domingo y San Hipólito, sosteniendo un templo sobre el que desciende el Espíritu Santo.

Sin duda el detalle que existe en la construcción del exconvento deja una huella imborrable en quien visita este complejo.

Las obras de yesería, las bóvedas doradas interiores y el dorado de la cubierta de la escalera del convento tienen una belleza sobrecogedora.

Centro Cultural Santo Domingo

Pero lo realmente fascinante es que este recinto alberga tanto al Centro Cultural Santo Domingo, como al Jardín Etnobotánico de Oaxaca.

Ambos lugares son excelentes opciones para visitar por mérito propio.

El Centro Cultural es un complejo cultural en el que se llevan a cabo exposiciones temporales, conferencias, cursos y una gran variedad de actividades culturales.

Quien visita este recinto cultural puede ser testigo de las manifestaciones culturales más representativas del estado que se presentan aquí.

Jardín Etnobotánico Santo Domingo

Por su parte el Jardín Etnobotánico tiene en exposición cientos de especies de plantas, todas ellas originarias del estado.

La labor de plantarlas dio inicio en julio de 1998, por lo que la variedad de plantas brinda un espectáculo que arrebata el aliento a quien lo contempla.

¿Qué esperas para vivir la experiencia?

Con todos estos detalles, La Ruta de la Evolución tiene de todo para que vivas una experiencia vibrante, emotiva y que te deje recuerdos inolvidables.

Todo lo que necesitas es animarte a conocer un mundo lleno de bellezas arquitectónicas, naturales, y con gente amable y cordial.

Y además de estimular a tus sentidos con lo que verás y escucharás, también conocerás sabores que dejarán una huella en tu paladar.

Esta ruta es una experiencia que vale la pena vivir y solo necesitas atreverte a conocer nuevos senderos de este México Extraordinario.