Suscribirme

Francisco Toledo, el ícono de Oaxaca

Uno de los personajes más emblemáticos del Oaxaca Contemporáneo es, sin duda, Francisco Toledo.

Este multifacético artista es considerado no solo un ícono entre los oaxaqueños, sino de todo México.  

Su arte expresada en óleo, acuarela, gouache, fresco, litografía, grabado, escultura en piedra, madera y cera, así como el diseño en tapices ha revolucionado las tendencias mexicanas.

Desde los trascendentales Diego Rivera y Frida Kahlo, las tendencias pictóricas mexicanas no habían presentado una evolución tan notable hasta que Francisco Toledo se dio a conocer ante los ojos del mundo.

Toledo3


A través de la pintura y las artes plásticas renovadas, Francisco Toledo está comprometido a resaltar los orígenes indígenas y por ello se ha convertido en uno de los promotores de la defensa del patrimonio artístico de Oaxaca.

Toledo demostró sus habilidades desde muy pequeño, talento que se potencializó gracias a la libertad artística que su padre le dio y a las experiencias vivenciales que obtuvo a través de su abuelo, quien impulsó la imaginación de Francisco a través de salidas campestres.

Todo el bagaje de color, animales y personajes legendarios se mezclaron hasta hacer emerger una bomba de creatividad plasmada en lienzos multicolores. El mestizaje y contraste de su arte pictórica se consolidó entre 1960 y 1965 y desde entonces no ha dejado de enriquecer la expresión artística contemporánea.

Las exposiciones de este pintor oaxaqueño han dado la vuelta al mundo, ya que ha estado en importantes galerías de Nueva York, Tokio, Buenos Aires y Europa.



Mestizaje de técnicas

Una de las exquisitas características de la expresión artística de Francisco Toledo es la mezcla de técnicas antiguas, perfectamente alineadas con tendencias innovadoras que lo han convertido en un parteaguas de la pintura contemporánea.


Un claro ejemplo de esta combinación de técnicas son los tapices que diseña con los artesanos de Teotitlán del Valle que conjugan la riqueza de esta comunidad étnica con la cultura oaxaqueña.


Los especialistas destacan que el arte de Francisco Toledo resalta por sus texturas e insólitos materiales, ya que utiliza elementos como arena, papel amate y cortezas de árbol, entre otros.


Entre sus creaciones resalta el realismo fantástico que usa en insectos, animales, o seres fantásticos  que aparentan estar a punto de cobrar vida en cada una de sus obras.

A diferencia de otros autores, Francisco Toledo expresa la belleza a través de sapos, serpientes, monstruos o murciélagos y mediante fábulas realiza un juicio social de lo que sucede en el mundo actual.

Un claro ejemplo de las críticas que Toledo expresa en sus creaciones es la destrucción de la naturaleza, tal como la presenta en la obra ‘Matando la muerte’, exposición que incluye litografías, xilografías, aguafuertes, grabados en metal al azúcar y puntas secas, entre otros materiales.

Esta producción hace una profunda reflexión sobre la necesidad de representar los extremos de la vida y la muerte, recreados tanto en autorretratos, como en la visión del autor de una decadencia de la humanidad con los seres vivos  


Conocimiento compartido

Toledo4-1

Como los grandes, Francisco Toledo, no solo es ejemplo de un arte magistral del México Contemporáneo sino que el conocimiento que ha adquirido con el paso de los años y el talento nato con el que nació decidió compartirlo.


Su estilo pictórico marcó un antes y un después en México, sobre todo entre los oaxaqueños, quienes han adoptado muchas de las tendencias de Toledo para sus creaciones.


Francisco Toledo decidió fundar el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca que cuenta con el mayor acervo de obra gráfica de creadores internacionales y una biblioteca arte con un gran contenido.


Además del IAGO, Toledo promovió la creación del Museo de Arte Contemporáneo, el Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo, el Museo de los Pintores y la restauración del Centro Cultural Santo Domingo.

Otra de las aportaciones de Toledo en la cultura de su estado natal fue la creación del Taller Artesanal de Papel, un centro fundado en San Agustín de Etla, Oaxaca y cuya característica es la elaboración de artes plásticas con materias primas orgánicas.

Además de sus aportaciones culturales y cómo estas han transformado a la población oaxaqueña, Francisco Toledo encabeza la organización Pro-Oax, la cual recupera ex conventos, canaliza aguas negras y lleva a cabo movimientos para defender las raíces oaxaqueñas, tal es el caso de la gastronomía.

De esta forma el oaxaqueño Francisco Toledo, continúa transformando y revolucionando las raíces de Oaxaca y llevando a México ante los ojos del mundo.